RICCI NOSTRA

INDIE ROCK

Redes sociales

El Indie Rock más fresco del argentino vuelve con “Renacer”.

En clave de un Indie Pop amable, tipo The Kooks, el autor plantea en todos sus trabajos un cambio de paradigma a la hora de medir las cosas según la posesión. Fundamentalmente en lo referido a los vínculos del amor y también hacia uno mismo. Ricci aboga por amar no porque otro represente una parte incompleta de mí mismo, sino precisamente por ser el otro y convertirse en un mismo conjunto armónico. Para el artista:

«El subconsciente posee más inteligencia emocional que nuestra parte consciente: una función visionaria de nuestro cerebro a la que generalmente hacemos caso (demasiado) tarde.»

En cada paso que da Ricci nos propone un viaje introspectivo a través de unas letras muy curadas y ritmos catchy que provocan que el mensaje nos cale bien hondo y de manera pegadiza.

Remontándonos a los inicios, Ricci Nostra empezó como una banda hasta terminar convirtiéndose, en el 2015, en el alter ego de Santiago Cayrol, o Ricci para los amigos.

Ricci no se animó a lanzarse a su sueño musical hasta después de la muerte de su padre y su migración a Barcelona ciudad. Lanzó su primer LP de estudio en 2018 titulado «Jinete de Conejos», un disco completamente introspectivo y de líricas melancólicas.

Recientemente, Ricci Nostra, nos regaló su nuevo disco titulado «La Maldición del Amarre». Un trabajo con una sonoridad totalmente distinta a lo esperado, repleto de sintetizadores y guitarras eléctricas. Un álbum completamente indie rock con guiños pop.

Sonar ecléctico y homogéneo a la vez no ha sido tarea fácil. Por eso conviene atender los varios puntos de fuga estilísticos presentes en «La Maldición del Amarre», que apuntalan su imagen global. Uno de ellos es el rock sureño estilo The Black Keys de ‘Fugaces’ y otro es el cálido y delicado revestimiento folk de su tema ‘Veneno del bueno’, una canción con la que Ricci mapea las huellas del primer amor en su identidad.

También lo son el bedroom pop semi orquestal de ‘Eterno’, que aborda la melancolía del crecer; o su versión cantautor, vista desde el retrovisor de ‘Fuerza lunar’, el bonus track. Sin olvidar el pop casi yeyé de ‘Soltémonos’.

En el centro de esas cinco esquinas encontramos el corpus estilístico de «La Maldición del Amarre». Siempre con espacio para líneas narrativas de guitarra y teclado, hablamos de un pop amable y limpio de estribillos luminosos, representado por piezas como ‘En colores flashear’, ‘La esencia’, ‘Vestida de sal’ o ‘Todo bien’. Un disco que consolida a Ricci Nostra como un autor en auge en nuestro panorama musical nacional.

 

En 2023 el artista argentino vuelve con fuerzas renovadas. Ricci Nostra nos presenta «Renacer» su vuelta al ruedo tras el lanzamiento de su aclamado EP «La Maldición del Amarre». Un tema de indie-folk con un mood muy chill, que busca la mezcla perfecta entre lo analógico y lo digital. Lo analógico representado en especial por ese arpegio de guitarra que se va repitiendo durante todo el corte y el omnipresente contrabajo; digital representado por unos sintentizadores ambientales que crean esa atmósfera absorbente tan propia de Ricci Nostra.

La canción nace en una época algo oscura para el artista: el fin de una relación, circunstancias económicas adversas, falta de inspiración, … Una avalancha de cambios y emociones que pintaba un panorama muy nublado para Ricci. La composición de «Renacer» fue un momento de luz en esta oscuridad, una oportunidad para escapar durante unos minutos de esa realidad. Se gestó a partir de una repetición de acordes y unas melodías que, con el tiempo y sin forzar, derivaron en las letras, armonías y ritmos que conforman «Renacer».

Un tema co-producido por el mismo Ricci contando con Genaro Mosquera, ingeniero Ingeniero de grabación implicado entre otras en la grabación de voces de «Un veneno» de C Tangana y Niño de Elche, Ariadna Abecasis Randy Merril de Sterling Sound en el mastering (Taylor Swift – «Folklore» entre otros).

 

Último lanzamiento

Renacer

Un tema de indie-folk con un mood muy chill, que busca la mezcla perfecta entre lo analógico y lo digital. Lo analógico representado en especial por ese arpegio de guitarra que se va repitiendo durante todo el corte y el omnipresente contrabajo; digital representado por unos sintentizadores ambientales que crean esa atmósfera absorbente tan propia de Ricci Nostra.

Escúchalo