I. DELGADO

ALTERNATIVE POP

Redes sociales

El artista I. Delgado nos regala su crudeza más sincera en un nuevo trabajo plagado de crítica y mensaje con una musicalidad arrolladora.

I. Delgado es un cantante, compositor, escritor y multi-instrumentista madrileño que, con música hecha, a veces desde el cariño, otras desde el dolor, trata de llevar su mensaje social y filosófico a otro nivel. 

Comienza su carrera artística con su primera maqueta de rap a la edad de 16 años y, desde entonces, se ha ido haciendo poco a poco un hueco en la escena musical madrileña con canciones autoproducidas repletas de fusión. 

En sus temas se pueden saborear influencias del trap, afrobeats, soul, punk, R&B, bossa nova, indie, reggaeton o del soukous. Esa mezcla de nuevas y viejas tendencias, de música con reputación social y música estigmatizada, convierte a I. Delgado en un recolector de ingredientes con los que hacer canciones que aspiren a sonar sinceras.

Su lanzamiento “Nadie va a llorar por ti” es una canción inspirada en el lugar en el que el artista trabaja como educador social: el poblado de chabolas de Valdemingómez (Cañada Real) en Madrid. Una zona de infraviviendas dedicada a la venta y al consumo de heroína y cocaína en la que viven cientos de personas adictas a diferentes sustancias. 

Concretamente, la canción nace de la semana antes de navidad hace unos años en la que, al llegar al poblado, I. Delgado y sus compañeros, encontraron a uno de sus usuarios muerto en el camino. Fue el primer cadáver que vió en el poblado y, coincidiendo con esas fechas navideñas de festividad y familiaridad en las que esta persona fue enterrada en una fosa común, el cantante se puso a pensar sobre su vida. Sobre la soledad del adicto, del delincuente; sobre la grandeza de seguir hacia adelante pese a ser un nadie para la sociedad que vive esclavizado por los narcotraficantes «dando el agua a los azules» (es decir, avisando de que viene la policía) por unas míseras micras de heroína o crack al día.

En el videoclip (hecho por Carlos H. Morado), ha querido mostrar la rutina de un drogadicto que vive desde la soledad y el recuerdo de mejores tiempos en los que aún vivían sus amigos. Han querido recalcar la falta de identidad de estas personas en la sociedad con la bolsa en la cabeza y, lejos de hacer un videoclip trágico y explícito, se han basado en el amor que sentía esta persona hacia sus amigos que se han ido muriendo por la droga hasta quedarse solo, sabiendo, que en su caso, ya no queda nadie para llorar por él.

La canción es un formato acústico en la que la guitarra clásica hace de hilo conductor desde la estrofa hasta el estribillo en el que sube la intensidad, con ese grito desgarrado que clama que nadie llora por estas personas. El tema está compuesto, interpretado y producido por Ignacio Delgado pero a su vez, está el músico Román “Buho” (guitarrista de grupos como Tongo y Papawanda) co-produciendo y al cargo del bajo y de los arreglos de guitarra.

En el mes de noviembre el artista presentaba «Todo lo que tengo», una balada de estilo r&b de los años 60s que describe en primera persona las reflexiones y los recuerdos de un anciano que está ya cerca de la muerte y que, lamentablemente se siente solo.

La canción relata el miedo a morir en soledad y da un repaso por su vida para acabar afirmando que todo lo que le queda en el presente es la soledad. Al estar narrada en primera persona, para que todo quede en sintonía, el anciano utiliza el estilo de música que escuchaba en su época, la balada de estilo Motown tan característica de los años 60s. Un sonido repleto de armonías vocales, melodías dulces e instrumentos de viento que se acoplan al arpreggio de la guitarra que tanto representa este estilo y que recuerda a las canciones de Sam Cooke, The Temptations o The Platters.

La canción es un segundo acercamiento al tema de la muerte en la música de I. Delgado despues de “Nadie va a llorar por ti”.

Como perla de finales de año 2021, el artista estrenaba  «Ya Caeréis», un intento de acercar y mezclar la mal llamada alta y baja cultura por medio de dos estilos característicos como son el Drill/Trap y la música de orquesta.

Una conexión entre la música “estigmatizada” y la música “distinguida” y “refinada” que muestra que, en el fondo, Travis Scott y Wagner podrían haberse llevado bien y haber hecho música juntos.

La letra está cargada de un fuerte contenido político y social. Es un aviso a todas las personas que se aprovechan de su poder para alzarse sobre los demás sin importar la desigualdad, la miseria o la salud mental de las personas sobre las que ejercen su poder. «Ya Caeréis» refleja la rabia que va a hacer que todo eso cambie algún día para que estas personas caigan.

2022 empieza también con fuerza para el músico. En enero estrena su single «Nada», un aprendizaje que queda después de 4 años de depresión. Es una reflexión que surge cuando el vacío ya no hace más daño y empieza a parecer un lugar en el que se puede vivir. La canción parte de una inmersión previa en el existencialismo en la que el descubrimiento de que no hay ni sentido en la vida, ni Dios, ni un propósito ni nada por lo que estemos aquí provoca un gran dolor que impide que nada de lo que hagamos tenga ningún valor y nos acabemos replanteando incluso si vale la pena vivir en un mundo así.

«En mi caso particular, venía de un idealismo inocente cargado de ansias por cambiar el mundo que se da de bruces con la realidad al meterme de lleno a trabajar con personas sin hogar, refugiados y personas con drogadicción, y darme cuenta del mundo injusto en el que vivimos y el verdadero rango de acción que puedo tener. Así que después de mucho tiempo logré transformar ese vacío oscuro, en un vacío esperanzador.»

Para el artista, el hecho de que no haya sentido en la vida significa que no hay nada programado y eso es un peso enorme que se quita de encima y que muestra en la canción.

Toda la letra es una crítica a la concepción actual de la salud mental y un sentido homenaje a todas las personas que sufren y han sufrido problemas de este tipo.

Por fin, en el mes de marzo, podemos disfrutar del recopilatorio del artista: «Guateque Z». Como último corte, previo presentación del trabajo final, I. Delgado nos da como aperitivo «Que le den a ser feliz». Esta canción es una crítica a la positividad tóxica. A esa forma de pensar tan instalada en nuestros días que prácticamente nos obliga a ser felices, o al menos a parecerlo, a pesar de que nuestros sentimientos internos y las condiciones de esta sociedad nos impidan vivir así.

También es una exaltación a otras emociones tan necesarias para nuestra estabilidad y nuestro enriquecimiento personal, que parece que quedan atrás ante esa obligación de tener que vivir un sentimiento único de felicidad las 24 horas del día. Es por eso que, ante una sociedad en la que cualquier sentimiento de rabia, tristeza o miedo se patologiza, la letra de esta canción trata de argumentar que ese gran problema actual relacionado con la necesidad de sentir alegría contínua, sí que es una enfermedad mental. Una enfermedad que incapacita, te evade del mundo real y te impide crecer.

Y ante esa forma de ver la vida, cabe preguntarse al menos, ¿de verdad queremos esa felicidad?

Último lanzamiento

Guateque Z (EP)

Nuevo golpe de realidad del artista madrileño en forma de cinco cortes musicales punzantes y afilados que combinan a la perfección todo el mix estilístico al que I.Delgado nos tiene acostumbrados.

Escúchalo