CLAUDIA DEL VALLE

INDIE POP

Redes sociales

Olvídate de tus miedos e inseguridades por un segundo bailando junto a Claudia del Valle.

 

Las inquietudes musicales de Claudia surgieron bien temprano en su infancia: desde ver a su hermana tocar el piano a cantar a pleno pulmón «Hey Jude» de The Beatles sobre el regazo de su padre. Su pasión por el canto y la música ha formado siempre parte de su vida entre clase y clase de piano y canto; pero sobre todo empezó a formalizarse a sus 17 años cuando creó su primera banda con 4 amigas.

Tras dejar su primer proyecto artístico por motivos laborales, empezó a recobrar el interés por su música a través de la poesía y la musicalización de poemas. Así, surgió Claudia del Valle; con naturalidad y sin buscarlo. Con ese ímpetu inicial, Claudia empezó a componer y grabar tema tras tema compaginando su proyecto con su trabajo de diseñadora gráfica. Ahora, tras 3 años de mucho trabajo, se dispone a darlo todo por la música y llevar su carrera a un nuevo nivel.

Claudia del Valle es indie pop con una producción preciosista y un claro protagonismo del instrumento preferido de la artista: el piano. La cantautora catalana no se pone fronteras y es capaz de crear en español y catalán e incluso atreverse con algunas interpretaciones en inglés, como su cover de «I love you» de Billie Eilish.

 

 

Claudia del Valle inicia su camino en solitario presentándonos su single «Bailemos». Una canción de indie pop sobre la liberación personal y una oda a deshacernos de miedos innecesarios y empezar a ser nosotras mismas. La canción tiene un sonido dreampop influenciada por artistas como London Grammar o Natalia Lacunza, con un gran protagonismo de los sintetizadores que realzan la emotividad de la voz de Claudia que crece conforme avanza el tema.

Último lanzamiento

Bailemos

Claudia del Valle inicia su camino en solitario presentándonos su single "Bailemos". Una canción de indie pop sobre la liberación personal y una oda a deshacernos de miedos innecesarios y empezar a ser nosotras mismas. La canción tiene un sonido dreampop influenciada por artistas como London Grammar o Natalia Lacunza, con un gran protagonismo de los sintetizadores que realzan la emotividad de la voz de Claudia que crece conforme avanza el tema.

Escúchalo